); ga('send', 'pageview');

El consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria, reivindica en el Forum Europa-Tribuna Euskadi el consenso para seguir impulsando el uso del euskera

  • En un acto en el que le ha acompañado el presidente de Euskaltzaindia, Andres Urrutia, Zupiria ha señalado que el “el euskera tiene que ser como el Concierto Económico”, un elemento “que concite la adhesión del conjunto de la ciudadanía”

El consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha participado hoy en el Forum Europa-Tribuna Euskadi y ha reivindicado la política lingüística que a lo largo de las últimas décadas ha impulsado el Ejecutivo. En vísperas del comienzo, este viernes, de la iniciativa Euskaraldia, el consejero Zupiria ha abogado por el consenso en torno al euskera: “El euskera tiene que ser como el Concierto Económico, un elemento que concite la adhesión del conjunto de la ciudadanía”. Además, ha puesto en valor el proceso de revitalización que ha vivido el euskera gracias a la apuesta de las familias por la educación en esta lengua, a la labor de los euskaltegis y la euskaldunización de la administración. Como retos, Zupiria ha citado la necesidad de seguir impulsando su uso social y continuar favoreciendo su desarrollo en el mundo laboral o en el entorno digital.

El prólogo de esta charla, que ha tenido lugar en el Hotel Ercilla de Bilbao, ha corrido a cargo del presidente de Euskaltzaindia, Andres Urrutia, quien ha indicado que 2018 “es un año simbólico para el euskera y la cultura vasca”. “Se cumple un siglo de la celebración del Congreso de Estudios Vascos y de la creación de dos instituciones clave tanto en el avance científico del país, Eusko Ikaskuntza, como en la modernización de su lengua propia el euskera, Euskaltzaindia. Se cumplen, además, 50 años del inicio del proceso de estandarización de la lengua propia del País”, ha indicado. Urrutia, asimismo, ha recordado que “los procesos de normalización de las lenguas exigen una paciencia histórica”.

El consejero Bingen Zupiria, por su parte, ha repasado el proceso de revitalización que ha vivido el euskera tras la dictadura franquista y ha hecho un diagnóstico en torno a su situación actual. Zupiria ha hablado de las fortalezas del euskera, de cómo ha ganado 223.000 hablantes desde 1991, de la generalización de su conocimiento entre las generaciones más jóvenes o de su dinamismo en el entorno digital. El consejero, no obstante, ha señalado también las debilidades que aprecia: los riegos que conlleva la uniformización cultural que vivimos o el desequilibrio que existe en algunos lugares entre su conocimiento y su uso.

“El euskera suma”

En su intervención de hoy, el consejero Bingen Zupiria ha partido de la premisa de que saber euskera “siempre suma”. “Quienes se han acercado al euskera y lo han aprendido comentan que dar ese paso les ha servido para descubrir un mundo al que antes daban la espalda, que les resultado desconocido o invisible”, ha señalado.

Así, Zupiria ha indicado que saber euskera nunca supone un menoscabo para conocer otras lenguas o culturas y ha reivindicado el valor que aporta conocerlo. “El euskera permite disfrutar, de manera directa, sin intermediarios, de un mundo creativo singular e interesante, que se manifiesta en múltiples expresiones artísticas y culturales, desde la información al entretenimiento, pasando por el ámbito literario, la música, las artes escénicas o la realidad digital”, ha señalado.

Proceso de revitalización ejemplar

Asimismo, el consejero Zupiria ha querido poner en valor el proceso de revitalización que ha vivido la lengua vasca a lo largo de las últimas décadas. “El relato de la normalización del uso del euskera que nuestra sociedad ha protagonizado en estas décadas se ha convertido en una referencia para muchas comunidades con lenguas minorizadas que buscan otros modelos en los que fijarse para avanzar en su normalización”, ha indicado.

Según ha expresado, este proceso ha venido marcado por tres factores: la apuesta de las familias por el euskera en el sistema educativo, la euskaldunización de adultos y, finalmente, la extensión del euskera en la administración. “La transformación social que se ha producido en nuestro sistema educativo ha sido consecuencia de un intenso impulso institucional, basado en la Ley del Euskera aprobada en 1982, pero es el fruto, sobre todo, de una apuesta decidida, continuada y comprometida de las familias vascas. Aun no conociendo, en la mayoría de los casos, la lengua vasca, han decidido que sus hijos e hijas aprendan euskera y sea esta lengua el instrumento en el que recibirán los contenidos y valores que les forjarán como personas instruidas”, ha señalado. Esta apuesta ha desembocado en que a día de hoy “más de la mitad de las alumnas y alumnos de nuestra universidad pública” elijan estudiar en euskera, “algo impensable hace no muchos años”.

El consejero ha explicado que aproximadamente dos terceras partes de las y los hablantes que el euskera ha ganado a lo largo de las últimas décadas han llegado a través del sistema educativo. La tercera parte restante, no obstante, ha llegado gracias a la aportación de la red de euskaltegis: “A lo largo de las últimas décadas casi 500.000 ciudadanas y ciudadanos vascos se han matriculado en algún momento en un euskaltegi o academia de euskera”.

En tercer lugar, Zupiria ha subrayado el esfuerzo que las administraciones públicas vascas han hecho para garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía: “A lo largo de los últimos 35 años una parte muy importante de las y los trabajadores públicos vascos han asumido un compromiso decidido con su competencia lingüística. Este esfuerzo sostenido ha permitido pasar, en tres décadas, de un 23% de trabajadoras y trabajadores públicos con capacidad para desempeñar su labor profesional en euskera al 71% actual”.

En este sentido, Zupiria ha señalado que este esfuerzo se sitúa por encima de las exigencias de acreditación de perfiles lingüísticos. “Esta transformación se ha producido a pesar de que a casi el 41% de las y los trabajadores de toda función pública vasca no se les ha exigido acreditar ningún perfil lingüístico. Por tanto, quizá convenga desmentir algunos comentarios de trazo grueso”, ha indicado. De esta manera, ha explicado que, teniendo en cuenta todo el sector público vasco (excluyendo únicamente los puestos públicos dependientes de la Administración del Estado), los perfiles lingüísticos se distribuyen de la siguiente forma: en el 40,91% de los puestos del sector público vasco no es de obligado cumplimiento certificar perfiles lingüísticos; en un 2,43% de ellos se requiere el nivel B1; en un 26,12% el nivel B2; en un 28,91% el nivel C1; y, por último, en un 1,63% se requiere el nivel C2.

Consenso

El máximo responsable del Departamento de Cultura y Política Lingüística ha remarcado la importancia que ha tenido el consenso y el acuerdo a lo largo del proceso de revitalización del euskera, desde la aprobación de la Ley del Euskera en 1982 hasta la adhesión del conjunto del Parlamento Vasco a la iniciativa Euskaraldia. En este punto, ha realizado esa comparación con el Concierto Económico como elemento que suscita una adhesión generalizada por parte de la sociedad, al tiempo que ha reclamado la “complicidad” de quienes no saben euskera.

«Sería importantísimo que quienes no saben euskera en esta sociedad se den cuenta de la importancia que su actitud tiene para la normalización del uso del euskera y nos acompañaran con su comprensión y complicidad”, ha indicado Zupiria. En esta línea, ha hecho una invitación a formar parte de la “Comunidad del Euskera”, lanzando un guiño a la iniciativa que Pedro Luis Uriarte planteó en torno al Concierto Económico (a través de la campaña ‘Comunidad del Concierto – Gure Kontzertua’).

Impulso al uso

El consejero Zupiria ha realizado un símil entre esta iniciativa y Euskaraldia. «Pedro Luis Uriarte puso en marcha aquella iniciativa preocupado por las amenazas que se cernían sobre nuestro sistema fiscal propio, con el fin de que los hombres y mujeres de este país fuéramos conscientes del riesgo que corría y nos preparáramos para su defensa. Hoy planteo algo parecido para el euskera. Las y los ciudadanos que hablamos o entendemos euskera nos hemos enrolado en una iniciativa social que tiene como objetivo modificar nuestros hábitos lingüísticos y animarnos a usar el euskera siempre que podamos. Se llama Euskaraldia”, ha añadido.

Y es que, en opinión de Zupiria, el impulso al uso del euskera es hoy uno de los grandes desafíos de la lengua vasca. “Después de décadas poniendo el foco en el conocimiento del euskera, se dan las condiciones para dar un paso más y fijar como objetivo prioritario dar un salto cuantitativo en lo que respecta al uso”, ha indicado.

El consejero Zupiria ha indicado que las propias características del proceso de revitalización del euskera hacen inevitable que el uso del euskera crezca a un ritmo inferior al de su conocimiento, ya que las dos claves que en mayor medida inciden en el uso de una lengua son el nivel de conocimiento y el contexto sociolingüístico. “Muchos de los y las miles de jóvenes que ha ganado el euskera en las últimas décadas viven en entornos en los que el euskera no es la lengua principal; además, en muchos casos han adquirido el euskera como segunda lengua, fuera de su entorno familiar. Este nuevo contexto en el que el perfil de las y los euskaldunes ha cambiado nos exige seguir trabajando para generar condiciones que favorezcan el uso del euskera”, ha añadido.

En todos los ámbitos

De cara a generar ese contexto que facilite el uso del euskera, el consejero ha apuntado la necesidad de mirar a las generaciones jóvenes y hacer un esfuerzo, también desde las instituciones, para impulsar el euskera “fuera de clase, en el mundo del ocio y el deporte, en el ámbito de la cultura o el entorno digital. “Todo ello en un contexto local en el que el castellano sigue funcionando como lengua hegemónica y en medio de un mundo globalizado, en el que la nueva y gran lengua franca que se ha impuesto, el inglés, va a ir ocupando funciones y preferencias en nuestros hábitos y en nuestras mentes”, ha señalado.

Zupiria, que ha resaltado la pujanza del euskera en el entorno digital (donde se encuentra por delante de las lenguas de algunos Estados de la Unión Europea), ha hecho un llamamiento a la audiencia presente en el acto de cara a impulsar el euskera en sus respectivos ámbitos. «El número de personas que han aprendido euskera ha crecido de forma importante, y seguirá haciéndolo, pero debemos poner el énfasis en crear las condiciones que favorezcan su uso. En este empeño será nuevamente imprescindible la complicidad de la sociedad vasca. Del mismo modo que la determinación de muchos padres y madres que desconocían el euskera fue determinante para que sus hijas e hijos aprendieran euskera a través de la educación, la comprensión y la complicidad del conjunto de la sociedad será determinante a la hora de impulsar y afianzar su uso”.

Finalmente, el consejero ha subrayado la importancia de fortalecer el euskera en el ámbito socioeconómico y el peso creciente de la gestión lingüística: “Habida cuenta de que el número de vascoparlantes seguirá creciendo, es lógico pensar que las empresas vascas que incorporen la gestión lingüística a sus planes de negocio resultarán más atractivas para las y los clientes vascohablantes o para los nuevos empleados y empleadas euskaldunes”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*