); ga('send', 'pageview');

El Ayuntamiento de Alcorcón lanza unos consejos para evitar intoxicaciones alimenticias estas Navidades

El Ayuntamiento de Alcorcón lanza unos consejos para evitar intoxicaciones alimenticias estas Navidades

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:Calibri;}

El Ayuntamiento de Alcorcón, a través de la Concejalía de Salud y Mercados que dirige el concejal, Antonio Ramírez, lanza unos consejos alimenticios a tener en cuenta en estas fiestas navideñas, que siempre son sinónimo de celebraciones multitudinarias donde, generalmente, se consumen alimentos que presentan riesgo de contaminación.

En palabras del edil, Antonio Ramírez, “la mayoría de los casos de intoxicaciones alimenticias son en realidad toxiinfecciones alimentarias provocadas por bacterias, virus o parásitos. Estas contaminaciones suelen surgir por manipular, preparar o conservar impropiamente los alimentos. Hay que tener en cuenta unas pequeñas pautas para que podamos disfrutar de unas fiestas navideñas sin sustos ya que, además de fastidiarnos las fiestas, nos encontramos con serios problemas de salud en caso de sufrir problemas de este tipo”.

Es básico lavarse las manos con agua caliente y jabón antes y después de manipular los alimentos, los productos de limpieza tienen que estar alejados de los mismos. En el caso de trapos y bayetas, hay que lavarlos después de cada uso o utilizar desechables. También no conviene cocinar grandes cantidades de comida ya que las sobras no se deben mantener más de 48 o 72 horas en el frigorífico.

Además, en estas fechas se elaboran platos muy variados, lo que conllevan muchas veces el uso de utensilios que se pueden utilizar indistintamente para cortar productos crudos o cocinados, carnes y pescados a la vez, etc. Estos utensilios son propensos a sufrir contaminación cruzada por lo que tenemos que usarlos solo con un tipo de alimento. La zona de peligro va desde los cuatro hasta los 65 grados centígrados. En esta banda, los microorganismos se multiplican con gran rapidez. Por debajo de los cuatro grados los microorganismos no se multiplican, pero están vivos.

Se recomienda, además, la ultracongelación. Así se evita que los microorganismos se desarrollen, por lo que se mantiene en perfecto estado de conservación y se impide su deterioro, así como el riesgo de persistencia del parásito anisakis, presente habitualmente en pescados crudos.

Se deben lavar muy bien las frutas y verduras antes de pelarlas, cortarlas, comerlas o cocinarlas. El lavado reduce las bacterias que pueden estar presentes en los productos frescos. Y en cuanto a las conservas, no se deben coger aquellas latas que tengan golpes o estén abombadas o presenten zonas oxidadas, y desechar por completo las que al abrirlas desprendan gas.

Alergias

Se debe prestar atención a las etiquetas ya que en numerosas ocasiones los alimentos contienen derivados de algún ingrediente al que presentamos alergias y producen la misma reacción. Si nos encontramos ante este problema en restaurantes, tenemos que avisar inmediatamente al camarero y llevar encima la medicación por si la reacción se hace notar durante la comida.

Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), los especialistas señalan que en Europa se presentan alrededor de 40.000 casos que provocan 3.300 hospitalizaciones y el fallecimiento de cerca de 20 personas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*