); ga('send', 'pageview');

La incidencia de la gripe en Euskadi sigue creciendo pero se mantiene por debajo del umbral epidémico

Un total de quince personas han tenido que ser ingresadas hasta la fecha, nueve de gravedad; y de entre los que presentaban factores de riesgo, el 75% no estaba vacunado

El Departamento de Salud y Osakidetza mantienen hasta el 31 de diciembre la campaña de vacunación

 

 La actividad gripal de Euskadi continúa creciendo aunque todavía se mantiene por debajo del umbral epidémico. La tasa de actividad de la última semana ha sido de 51,67 casos por 100.000 habitantes y en la red de Atención Primaria se han registrado 363 consultas por síndrome gripal, con una mayor incidencia en Gipuzkoa. Hasta la fecha un total de quince personas han tenido que ser hospitalizadas por gripe, de las que nueve cumplían criterios de gravedad.

Así se recoge en el último informe de la Red de Vigilancia Epidemiológica-Médicos Vigía del Departamento de Salud y Osakidetza, que ha analizado la actividad gripal entre los días 3 y 9 de diciembre. Dicho informe revela además que se han confirmado el 50% de las muestras enviadas a laboratorio, aislándose cinco virus tipo AH3.

En esta semana las mayores tasas de demanda asistencial se han observado en los grupos de edad de 0 a 4 años y de 15 a 64 años, con tasas de 45,6 y 53,1 por 100.000 habitantes respectivamente. Además, cabe destacar que la edad media de los casos hospitalizados graves es de 71,6. El 75% de los hospitalizados que pertenecían a alguno de los grupos de riesgo, no estaba vacunado.

El Departamento de Salud y Osakidetza han ampliado hasta el 31 de diciembre la campaña de vacunación antigripal para poder ofrecer así al mayor número de personas de los grupos de riesgo la posibilidad de vacunarse. Así, todas las personas mayores de 65 años, las personas con alguna enfermedad crónica y las mujeres embarazadas que deseen vacunarse podrán hacerlo hasta final de año acudiendo a su centro de salud o ambulatorio. En este sentido, las autoridades sanitarias insisten en que la vacuna es, por seguridad y eficacia, la herramienta más eficaz para combatir la gripe y evitar las complicaciones que la enfermedad pueda causar en las personas más vulnerables.

 

USO RESPONSABLE DE LOS RECURSOS

El  Departamento de Salud y Osakidetza aconsejan hacer un uso responsable de los recursos sanitarios en caso de notar los síntomas propios de la gripe, valorando, en función de la sintomatología, cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema (médico de familia, puntos de atención continuada o PAC y, en última instancia en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias). De ese modo, recalcan, se evitarán esperas innecesarias para recibir la atención y, al mismo tiempo, se estará contribuyendo a no saturar el propio sistema sanitario.

En este sentido, es preciso recordar que la gripe  es una enfermedad molesta, pero benigna en la población sana, y que no tiene tratamiento específico, por lo que el reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones. En el caso de que la fiebre persista, deberemos consultar con el médico. Asimismo, cabe recalcar que se trata de una enfermedad vírica ante la que los antibióticos no son eficaces (solo habrían de tomarse en casos muy puntuales y siempre bajo prescripción médica), al tiempo que se recomienda, dado su alto índice de transmisión y contagio, adoptar medidas higiénicas precautorias como al toser o estornudar taparse la boca con la nariz o el brazo o  lavarse frecuentemente las manos o utilizar pañuelos desechables.

 

En Vitoria-Gasteiz, 13 de diciembre de 2018

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*