); ga('send', 'pageview');

Beatriz Artolazabal: “Hemos previsto tres tipos de escenarios para migrantes en tránsito para el verano para lo que disponemos de un buen Plan de Contingencia”

“Una primera premisa es no confundir realidades diferentes: no hay que mezclar migrantes en tránsito con personas refugiadas o sin techo, o inmigrantes que viven aquí”
Las instituciones vascas, en colaboración con Cruz Roja Euskadi, hasta marzo de 2019, han atendido a 8.662 personas
“Hemos trabajado durante el invierno, junto con Cruz Roja, en la previsión de las llegadas de inmigrantes para este verano: estamos preparados”
La celebración en agosto del G7 en Biarritz podría complicar los pasos de mugas
Artolazabal: “La sociedad vasca es solidaria y está basada en unas sólidas bases humanistas coincidentes con el modelo europeo de los derechos sociales”
Comparecencia parlamentaria para detallar las previsiones de verano sobre atención a personas migrantes en tránsito

 VG 12 06 2019
La Consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha detallado esta mañana en el Parlamento Vasco el contenido del Plan de Contingencia elaborado por el Gobierno Vasco para la atención a la posible llegada de personas migrantes procedentes del Estrecho con destino al norte de Europa en los próximos meses de verano previendo distintas situaciones. “Hemos trabajado durante el invierno, junto con Cruz Roja Euskadi, en la previsión de las llegadas de inmigrantes este verano y estamos preparados” ha indicado.
Las previsiones expuestas por la Consejera Artolazabal se centran en tres situaciones posibles: “Un escenario A, o probable; con flujos de llegada similares a los de 2018. En los momentos más álgidos podría registrarse la llegada de 250 personas en un día. Un escenario B, o posible, en el que los flujos pueden duplicarse puntualmente, en los momentos más álgidos podría registrarse la llegada de 500 personas en un día. Y un escenario C, o excepcional, en el que en determinados momentos podría superarse la cifra de 600 personas en un solo día. A priori, es poco probable; no obstante, por responsabilidad, debe ser contemplado”
Beatriz Artolazabal ha explicado, junto a la viceconsejera Lide Amilibia y el director Ernesto Sainz Lanchares, que el contenido del Plan de Contingencia está acordado con Cruz Roja Euskadi, con las tres Diputaciones Forales y los Ayuntamientos de Bilbao, Donostia, Vitoria-Gasteiz e Irún. También ha sido compartido con las entidades sociales que participan en la Mesa de Coordinación.
“No es posible hacer una estimación exacta del número de llegadas previstas en 2019.  Prevemos que el número de llegadas empezará a incrementarse a partir de junio, y que los momentos más fuertes pueden concentrarse entre julio y octubre” ha indicado Beatriz Artolazabal en el Parlamento Vasco.
“Un aspecto importante, ante las posibles devoluciones en la frontera: se trata de una cuestión que excede nuestro ámbito competencial. Cuando se han producido esos rechazos en la frontera, estas personas han sido atendidas de nuevo en nuestros recursos sociales dentro de nuestra acción humanitaria. Nuestra competencia en la cuestión de personas migrantes en tránsito es ofrecerles una atención básica, de emergencia y humanitaria” ha matizado Artolazabal.
Tres escenarios
A partir de esas previsiones este Plan de Contingencia define tres hipótesis de trabajo. En el escenario “Probable” se prevén flujos de llegada similares a los de 2018. En determinados momentos podría registrarse la llegada de 250 personas en un día. Para ello se ha dispuesto la red de albergues creada en 2018: Bilbao con 100 plazas, Irun con 60, Donostia 25 y Vitoria-Gasteiz con 65 plazas, con un total de 250 a las que se suman 50 de refuerzo que se pueden utilizar en los recursos de Berriz y Oñati.
En el escenario “Posible” los flujos pueden duplicarse con la llegada de 500 personas en un día. Se trata de un escenario menos probable que el anterior; pero no descartable. Las instituciones vascas han dispuesto un Albergue reforzado en Bilbao con 150 plazas, en Irun 100, Donostialdea 150, albergue reforzado en Gasteiz de 100 plazas, lo que suma 500 a las que se pueden añadir 50 de Berriz y Oñati.
En cuanto al tercer escenario previsto para una situación “Excepcional” si se superase la cifra de 600 personas en un solo día, poco probable, el Gobierno Vasco e instituciones locales contarían con la Infraestructura de Albergues del escenario B: 550 plazas y las Instalaciones identificadas para su conversión inmediata en Albergues de urgencia con capacidad media de más de cien plazas, que podrían adecuarse según las necesidades: Araba/Álava 3 instalaciones, Bizkaia 4, y Gipuzkoa 4.
Realidades diferentes
Según ha indicado Artolazabal “una primera premisa es no confundir realidades diferentes. No hay que mezclar migrantes en tránsito con personas refugiadas, o sin techo, o con inmigrantes que se encuentran en Euskadi desde hace tiempo, o con otros colectivos. Ello no ayuda al servicio específico que deben recibir unos u otros y genera desorientación. Este Plan de Contingencia responde a la realidad y necesidades de atención humanitaria de urgencia que presentan los migrantes en tránsito.  La mayoría de ellos tiene una necesidad de descanso y restablecimiento de uno o dos días que, en algunos casos se alarga hasta periodos de 3, 5 o 7 jornadas.  El carácter rotatorio en la prestación de este tipo de recursos de urgencia es un estándar internacional humanitario”.
“El servicio rotatorio contemplará de modo complementario la respuesta a otras tres demandas: algunas personas migrantes en tránsito pueden solicitar protección internacional: serán derivadas a los recursos del sistema previsto para atender a personas refugiadas; otras personas migrantes en tránsito pueden encontrarse en situación de vulnerabilidad: serán derivadas a otros recursos complementarios y adecuados a sus necesidades; y algunas personas migrantes en tránsito pueden manifestar su voluntad de quedarse en Euskadi: por lo que serán informados de los recursos sociales con que pueden contar” ha detallado Artolazabal.
El resumen de criterios que prevé este Plan de Contingencia destaca que la acogida de emergencia a las personas migrantes en tránsito se ofrecerá a través del servicio de Cruz Roja Euskadi y de sus profesionales, de acuerdo con el marco establecido por la Secretaría de Estado de Migraciones.  El Gobierno Vasco y el resto de instituciones vascas asumirán la financiación y apoyo de este servicio en todo aquello que sea complementario a lo previsto por el Gobierno del Estado, conforme al modelo desarrollado en 2018.
Coordinación
Según Artolazabal, “las instituciones vascas se coordinarán en una Mesa de Trabajo Interinstitucional que contará con una Comisión Permanente y serán coordinadas por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco. Durante el trámite de admisión, las personas migrantes recibirán los siguientes servicios: revisión de salud, entrevista de valoración, información sobre la asistencia que recibirán, cargadores de teléfono, wifi, ayuda para hacer llamadas a familiares, y primer tentempié.  Las personas migrantes en tránsito serán instaladas en un Albergue con plazas libres más cercano. Los Albergues contarán con separación de espacios para mujeres y menores. Se establece un orden de prioridad para personas convalecientes y mujeres con o sin menores que, según su estado, podrán ser derivados a otros centros”.
Siempre que exista disponibilidad, la estancia máxima será de cinco noches, prorrogable en situaciones de especial necesidad. Las personas migrantes, una vez acogidas en los Albergues, recibirán los siguientes servicios: pernocta, desayunos, comidas, cenas, farmacia con prescripción médica, vestuario, aseo personal y atención de profesionales para entrevistas y ayuda individualizada.
El horario de los Albergues será de 20.00 a 09.00 horas y, con carácter extraordinario, podrá ampliarse. Este servicio se complementará con servicios de centro de día en Bilbao e Irun. Este Plan contempla la posibilidad de establecer líneas de colaboración con entidades que quieran participar en la prestación de servicios solidarios a estas personas. Esta colaboración deberá estar presidida por una lógica de coordinación con la Mesa Inter-institucional.
No al sensacionalismo
El objetivo de este plan es “seguir ofreciendo una respuesta adecuada, humana, proporcionada, sostenible y solidaria”. Beatriz Artolazabal ha resaltado que “en Euskadi, el pasado año conseguimos tejer una buena colaboración interinstitucional y social que nos permitió trabajar todos a una. Aquí no se explicitan de modo abierto discursos xenófobos o racistas que agitan el miedo a la persona migrante, aunque proliferan en el entorno. Lo uno y lo otro debe cuidarse y preservarse porque tiene un valor incalculable para la convivencia y la cohesión social”.
“De la misma manera, todo aquello que problematice la migración, o las respuestas a sus distintas expresiones o busque el sensacionalismo y amarilleo, se convierte en terreno abonado para quienes pretenden hacer demagogia o extraer beneficio político o electoral a cuenta de rumores, falsedades y temores relacionados con la migración. La mejor manera de cuidar el trabajo inclusivo es profundizar en los marcos de colaboración entre instituciones, y entre estas y las entidades sociales” ha indicado Artolazabal en el Parlamento Vasco.
“Hacerlo así permite optimizar la respuesta que podamos ofrecer a las personas migrantes en tránsito y contribuye a que la percepción de la sociedad vasca sobre el hecho migratorio esté vinculada a procesos positivos y constructivos. En este ámbito más que en ningún otro, es necesario trabajar juntos en base a lo que nos une que, en este caso, es lo fundamental: ofrecer una respuesta humana, proporcionada, sostenible y solidaria” ha añadido Artolazabal.
Humanismo
Para la Consejera Artolazabal el objetivo debe ser que “el conjunto de la ciudadanía vasca cambie el marco interpretativo de las migraciones que ha predominado hasta ahora y que esta cuestión pueda ser vista como oportunidad y no como problema. La idea es construir un modelo propio de gestión de la diversidad cultural innovador, abierto y con un claro afán de que Euskadi sea referente en este ámbito como también lo es en otros como el referente industrial, la formación profesional o el modelo de cohesión social. La sociedad vasca es solidaria y está basada en unas sólidas bases humanistas coincidentes con el modelo europeo de los derechos sociales”.
 “La inmigración es un fenómeno estructural: no puede pensarse que los flujos migratorios que se han dado en los últimos años en Europa vayan a desaparecer o que las personas de origen extranjero vayan a retornar a su país de origen de forma masiva.  De hecho, en el periodo de recesión, el número de personas de origen extranjero no se ha reducido y la opción del retorno fue muy limitada, más allá de lo que la opinión pública pudiera pensar en su momento” ha matizado Artolazabal.
Según la Sailburu Artolazabal “la población inmigrante viene a Europa para quedarse: como ha ocurrido en otras épocas y con otros procesos migratorios, el fenómeno inmigratorio tiende a arraigar y estabilizarse en el lugar de destino con el paso del tiempo.  Esto mismo está ocurriendo en los últimos años. Este hecho hace que las opciones se irán, sea no válida. Vienen a Europa para quedarse y a partir de esta premisa es relevante activar políticas de integración y gestión de la diversidad para el colectivo de origen inmigrante y sus hijas e hijos”.
Balance 2018
Las instituciones vascas, en colaboración con Cruz Roja Euskadi, hasta marzo de 2019, han atendido a 8.662 personas. El 85% hombres; 13% mujeres y 2% menores. El 40% procedía de Guinea-Conakry; el 20%, de Mali; el 12%, de Costa de Marfil; y un 28%, de Camerún, Nigeria, Senegal y Burkina Faso. El 90% francófonos. Se habilitaron 4 Albergues: en Bilbao, con 88 plazas; en Donostia 30; en Irun 60; y en Vitoria-Gasteiz 55 plazas. En septiembre, se habilitó en Berriz un centro para personas en situación de vulnerabilidad. En octubre, se abrió un centro en Oñati con 100 plazas para primera acogida de solicitantes de protección internacional y eventualmente como refuerzo para migrantes en situación de vulnerabilidad o tránsito.
La mayoría de las personas acogidas, sigue su viaje después de pasar una primera noche en tierra vasca. Más de un 95%, lo ha hecho antes de agotar sus primeros cinco días en Euskadi.  Del 5% restante, más del 50% ha marchado a otros destinos, antes de transcurrir quince días.
 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*