Piden a las farmacias de los pueblos extremar las medida

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga se ha puesto en contacto con 80 farmacias únicas, es decir, de municipios que solo tienen una oficina, para que extremen las medidas de protección ante la pandemia del coronavirus, todo ello con el objetivo de evitar que el personal de estas farmacias en los pueblos malagueños pudiese enfermar. 

Así lo ha indicado a Europa Press el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga (Icofma), Francisco Florido, quien ha señalado que han contactado con dichas oficinas de farmacia ya que «si el titular o el personal enfermase se tendría que clausurar y la prestación a la población no se podría prestar con todas las garantías».

Igualmente, han informado a la Delegación y a la Consejería de Salud y Familias de Andalucía para que se consideren «medidas extraordinarias y haya diligencia si se diera alguna sospecha para agilizar los procedimientos de detección» del Covid-19; así como material para los propios profesionales de las oficinas de farmacia.

En estas farmacias de pequeños municipios se está aconsejando que se atienda a través del denominado guardiero, por donde los profesionales atienden por las noches, con el objetivo «de cuidar que el personal y el titular tengan intacta su salud porque el servicio es fundamental».

En la provincia de Málaga hay 680 farmacias, 273 de ellas en la capital; oficinas que continúan abriendo sus puertas tal y como marca el decreto del estado de alarma del Gobierno, ante el servicio imprescindible que prestan a la ciudadanía.

«Procuramos mantener cierta normalidad, es difícil hacerlo porque la situación no es ni muchísimo menos normal pero como estamos obligados a mantener el servicio intentamos hacerlo de la mejor manera posible y manteniendo los criterios de seguridad entre los clientes que acuden a las farmacias y con el propio personal de la farmacia», ha explicado.

Las medidas de seguridad en las farmacias

Cada oficina de farmacia establece sus propias medidas, según la población que deban atender. Además, Florido ha recordado que también tienen problemas no sólo para vender material de protección como mascarillas, guantes o geles hidroalcohólicos sino para sus propios profesionales.

En muchos de estos establecimientos se están utilizando otras medidas, como la distancia de seguridad de un metro y medio entre paciente y profesional; pegatinas en el suelo similares a las de los bancos; entrar a la farmacia individualmente o un determinado número de personas según el tamaño de la farmacia o mamparas de vinilo en los mostradores que incrementen la seguridad de los usuarios y los profesionales.

En farmacias de pequeños municipios sea conseja que se atienda a través del denominado guardiero

«Desde el Colegio no se esta promoviendo esas medidas de atención al público pero si consideran que existe un riesgo evidente debe velar por su seguridad», ha manifestado el presidente de los farmacéuticos malagueños, quien ha apuntado que en algunos casos deben esperar en la puerta «y puede ser un inconveniente pero no nos queda otra porque estamos ante una emergencia y tenemos que seguir prestando el servicio».

Florido ha recordado que a las farmacias deben acudir aquellas personas que tengan algún tipo de urgencia o aquellos pacientes con tratamientos crónicos que tienen que tomar sus medicamentos en tiempo y forma; pero no, ha dicho, personas que se pongan a ver expositores de cosmética «porque no es lo urgente».

«Pretendemos mantener el servicio pero la normalidad no existe en estos momentos. Todo lo que sea prestación farmacéutica o productos de primera necesidad, como es la leche infantil», ha apostillado.

No hay falta de medicamentos

Respecto al desabastecimiento de medicamentos, Francisco Florido ha asegurado que no hay en estos momentos «nada que deba preocupar a la población; no hay falta de medicamentos». No obstante, ha asegurado que no van a permitir que se haga acopio de medicinas «y se lleven tres cajas de paracetamol por el mero hecho de llevárselas porque puede haber otras personas que lo puedan necesitar».

De esta manera, los farmacéuticos valorarán cada dispensación de medicamentos sin receta con el fin de evitar que se produzca una sobredemanda que desemboque en desabastecimiento.

Respecto a elaborar geles hidroalcohólicos a través de fórmulas magistrales, el presidente de Icofma ha apuntado que se está solicitando a compañeros que puedan mandar este tipo de productos siempre para uso propio de los profesionales de las farmacias en el desempeño de su trabajo «pero el problema radica en que hay escasez de materias primas para elaborarlos».

Author: redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *