«Con haber adoptado distintas decisiones en la prescripción de un medicamento, Inglaterra habría evitado gastar 25,6 millones de libras»