Ayuntamiento de Barakaldo – Noticias

27/04/2021

Barakaldo volverá a otorgar las máximas cuantías en los conceptos de alquiler y amortización de crédito de las ayudas sociales

El concejal de Acción Social, Mikel Antizar, ha realizado un balance sobre las ayudas sociales otorgadas el pasado 2020, con 2.087 concesiones, lo que supone 294 más respecto a 2019. La ciudad cuenta este año con 3,6 millones de euros para ayudar a las familias más vulnerables.

El Ayuntamiento de Barakaldo aumentó el pasado año las cuantías máximas que se concedían en conceptos como el alquiler y la amortización de crédito en las Ayudas Sociales. Este año, Barakaldo volverá a apostar por esta medida, que supone ayudas de hasta 3.000 euros anuales, y se mantienen las medidas puestas en marcha en el inicio de la pandemia como el concepto conjunto de alquiler y alimentación en situaciones de mayor vulnerabilidad social, que puede llegar hasta los 4.000 euros anuales. Así lo ha anunciado esta mañana Mikel Antizar, concejal de Acción Social, durante el balance realizado de las Ayudas Sociales durante el pasado 2020, un año marcado por la pandemia del Coronavirus donde el Ayuntamiento barakaldés otorgó2.087 ayudas sociales, 294 más que el pasado 2019.

Área de Acción Social cuenta en este ejercicio 2021 con un presupuesto de 3.610.255,81 euros. «Este presupuesto nos permitirá garantizar que ninguna familia que lo necesite se quedará sin ayuda», ha indicado el concejal. En 2020, se registraron 3.153 solicitudes, lo supone 937 más respecto al año 2019. «Sin embargo, hay que tener un cuenta un dato muy significativo, y es que de estas solicitudes, 725 fueron desistidas por parte de las y los solicitantes por no aportar la documentación necesaria o requerida por las trabajadoras sociales, o por cambiar sus circunstancias personales y familiares», ha subrayado el concejal. «Una de las causas de este desistimiento puede ser la tardanza que hubo en el cobro de las prestaciones de los ERTES, ceses de actividad, etc. a las que muchas personas tuvieron que acogerse y que creó mucha incertidumbre, además del miedo por la propia situación de la pandemia», ha indicado el edil.

DOCUMENTO CON LOS REQUISITOS
El equipo de ayudas sociales ha realizado una revisión de las cuantías y conceptos  a conceder, y elaborado un documento donde se recogen los requisitos que marcan las ordenanzas reguladoras de las ayudas, las compatibilidades e incompatibilidades con otras ayudas y prestaciones, y establecido los criterios técnicos que aplican las trabajadoras sociales a la hora de realzar la valoración de la necesidad de la ayudas. Asimismo, se han desglosado con mayor detalle conceptos como el vestido y la formación, que en años anteriores no se reflejaban de forma especifica.

Por otro lado, Antizar ha recordado que las ayudas de emergencia social son subsidiarias de otras ayudas y prestaciones como pueden ser la Renta de Garantía de Ingresos, el Ingresos Mínimo Vital, o la prestación completaría de vivienda que es incompatible con el concepto de alquiler. De aquí, que se realicen de forma minuciosa las comprobaciones necesarias por parte del equipo a la hora de conceder estas ayudas «y controlar así el fraude».

REFUERZO DE PERSONAL
Para este ejercicio 2021, se ha realizado un nuevo refuerzo de personal con 2 nuevos administrativos que se incorporaron en febrero para reforzar el trabajo en la tramitación de los expedientes. Asimismo, al objeto de mejorar la atención presencial en las citas se realizó una reorganización del espacio de atención al público, para tener además mayor seguridad frente al COVID19. Con el objetivo de ofrecer más canales a la ciudadanía, se realizaron mejoras en los medios telemáticos para la presentación de solicitudes para aquellas personas que así lo deseen hacer y realizado una campaña de información sobre los mismos.

Con el objetivo también de facilitar a la ciudadanía la presentación de  solicitudes de ayudas, se han mejorado e incorporado nuevos accesos a través de interoperabilidad con otras administraciones para simplificar la documentación a aportar las personas solicitantes, además de facilitar un mayor control sobre las concesiones que se realizan.