Los productos para la COVID-19 y la venta ‘online’ impulsan el crecimiento de la facturación de las farmacias

El 2020 ha sido un año de desafíos, sobre todo para el ámbito de la salud. Desde que irrumpió la pandemia de la COVID-19, las más de 22.100 farmacias que hay en España han tenido que adaptarse a los cambios de consumo y comportamiento, como el del uso obligatorio de las mascarillas y el de la utilización de forma recomendable de los geles hidroalcohólicos o de los guantes. De la misma forma, han tenido que asumir que otros medicamentos y productos no hayan sido tan demandados como consecuencia de la crisis sanitaria.

Este contexto tiene su reflejo en los datos. El mercado farmacéutico cerró el año 2020 con unos ingresos de 20.531,5 millones de euros, lo que supone un 0,2% más con respecto a 2019. Sin embargo, si a esa recaudación se incluyen los productos relacionados con la COVID-19, la facturación se incrementa hasta los 21.384,5 millones de euros, es decir, un crecimiento anual del 4,4%, según el ‘Informe de Evolución del Mercado de la Farmacia Española’, elaborado por IQVIA.

Ese mismo resultado se ve reflejado en lo referido a las ventas por unidades. Incluso, la diferencia es más notable. Las farmacias cerraron el año con 1.722,4 millones, una cifra un 2,1% inferior a la registrada en 2019. Al incluir en el recuento las ventas de productos para el coronavirus, la cifra asciende hasta los 1.962,2 millones, es decir, un incremento del 11,6% con respecto al mismo periodo del año anterior. En la misma línea se sitúa el informe ‘Pharmalive’ elaborado por Alliance Healthcare, que señala que, en términos absolutos, las unidades de producto vendidas en 2020 crecieron un 10,2% con respecto a 2019.

Puede interesarte: Las farmacias, un segmento al alza tras la crisis sanitaria

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha se sitúa en primer lugar en cuanto a facturación, con un 2,9% del total, excluyendo las ventas en productos para la COVID-19. Le siguen Castilla y León, con un 2,2%, y Galicia, con un 1,6%. De forma general, nueve de las 17 regiones han tenido un crecimiento superior a la media nacional. Por el lado contrario, hay otras ocho regiones que muestran un decrecimiento de la facturación, siendo Baleares la que presenta datos más negativos, con un -2,3%, seguida de Navarra y la Comunidad de Madrid, con un -1,3% en los dos casos.

Incremento del 1.250% en las ventas de productos para la COVID-19

Como era de esperar, el mayor número de ventas en las farmacias se produjo en aquellos productos destinados a prevenir la COVID-19, como mascarillas, guantes, geles hidroalcohólicos y termómetros. Estos experimentaron un crecimiento del 1.259% respecto al año anterior, lo que se traduce en un aumento sin precedentes, ya que nunca se había producido con tal magnitud en ninguna otra familia de productos de venta en farmacias, según Alliance Healthcare.

Los productos COVID-19 experimentaron un crecimiento que nunca se había producido con tal magnitud en ninguna otra familia de productos de venta en farmacias

Además de en estos productos, la pandemia ha provocado cambios en la demanda en general. Por ejemplo, el contexto ha generado una preocupación mayor de la población por reforzar su sistema inmunitario, algo que se ha reflejado en un crecimiento de la demanda de vitaminas y suplementos del 7,1% en 2020 en relación con el año anterior, según el mismo estudio. La situación generada por la crisis sanitaria ha impactado también en el bienestar emocional de la población. El estrés por el teletrabajo y los problemas de conciliación con la vida familiar o el temor al contagio han disparado las ventas de psicolépticos, aquellos fármacos con propiedades depresoras de la actividad mental, en un 4,5 %

Por su parte, entre aquellos productos que han presentado un mayor decrecimiento figuran los relacionados con la gripe y los resfriados, con una caída del 19,2%, y aquellos dedicados al cuidado personal, como los dermocosméticos, los tratamientos capilares o las cremas solares, con una disminución del 12,8%.

Puede interesarte: Sostenibilidad y salud: así es el consumidor pos-COVID-19

Se trata, además, de una preocupación que sigue latente, ya que la actividad comercial de los establecimientos relacionados con la salud es de las pocas que ha crecido durante los primeros meses de 2021. Según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que permite analizar la recuperación económica, los comercios de salud registraron una actividad un 73% superior en marzo de este año en comparación con el mismo mes de 2020, cuando se declaró el estado de alarma.

La pandemia dispara la venta ‘online’ de productos farmacéuticos

Debido a las limitaciones a la movilidad para frenar los contagios de coronavirus, los consumidores optaron por adquirir productos sanitarios a través de la red. De esta manera, el e-commerce de medicamentos creció un 69,2% durante el tercer trimestre de 2020 con respecto al mismo periodo del año anterior. Así, a cierre de septiembre se alcanzaron un total de 96,9 millones de euros en ventas, frente a los 57,1 millones de euros de 2019, según los datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Asimismo, el número de transacciones online del negocio farmacéutico aumentó un 77% en el mismo periodo. En este sentido, se superaron los 1,6 millones de ventas, frente a las 936.527 del año anterior. Además, resulta interesante el incremento en el negocio digital de farmacia desde España y hacia el extranjero. Es decir, las ventas en plataformas españolas con destino a otros países aumentaron en un 28% en términos interanuales en el tercer trimestre de 2020 y alcanzaron los 7,9 millones de euros.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*