«Nunca hemos tenido una desigualdad mayor que durante la pandemia», entrevista Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Farmacéuticos

Después de seis años al frente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), Jesús Aguilar ha logrado reafirmarse en la presidencia de esta organización tras vencer este pasado miércoles, con gran holgura, a su adversario, Sergio Marco, en las elecciones presidenciales de la entidad.

-¿Qué significa esta reelección para usted tanto a nivel personal como profesional?

-Ser presidente de los farmacéuticos de nuestro país es todo un orgullo, pero sobre todo supone una enorme responsabilidad, principalmente por el alto refrendo que ha obtenido nuestra candidatura. Eso significa que confían en este equipo y que la dirección que tomamos hace tres años va por el buen camino. Han sido meses muy intensos y difíciles, especialmente los últimos por culpa de la pandemia, lo que nos ha retado en lo profesional y también en lo personal, pero nos ha permitido demostrar el coraje y la fuerza asistencial de los farmacéuticos.

-¿Su nueva andadura será continuista?

-Debe serlo porque ese es el deseo que parece que han demostrado los diferentes colegios con esta votación. El gran cambio comenzó hace tres años y el respaldo mayoritario recibido ahora nos lleva a pensar que debemos consolidar ese proyecto. A pesar de la pandemia, el compromiso de la anterior legislatura lo hemos cumplido al 80%, poniendo en marcha una agenda de propuestas marcadas por tres ejes fundamentales: la parte asistencial, la digital y la social, trabajando en la defensa de los intereses de la profesión a nivel nacional e internacional.

-Su oponente aludió durante la campaña a la falta de diálogo y de debate interno dentro del Consejo. ¿Qué tiene que decir al respecto?

-Cada uno puede tener sus opiniones, pero los datos demuestran que nunca habíamos tenido más reuniones y mayor espacio de debate que en estos tres últimos años, con una media de dos encuentros al mes. En ellos todos los presidentes han tenido la ocasión de expresarse y discutir todo lo que consideraban oportuno y necesario.

-¿Qué le ha quedado pendiente de hacer que será su prioridad en estos primeros meses de nuevo mandato?

-Por un lado, elaborar unos nuevos estatutos. Ese compromiso que hemos adquirido con los presidentes se está cumpliendo y en poco tiempo presentaremos un borrador sobre el que trabajar. En segundo lugar, seguiremos impulsando la implantación de los servicios asistenciales remunerados promoviendo los cambios legislativos que sean necesarios a nivel estatal y autonómico y también estamos estudiando incentivos fiscales de remuneración de servicios especiales a las farmacias rurales, entre otros retos prioritarios.

-¿Qué lecciones positivas han sacado de la pandemia?

-A pesar de las grandes dificultades vividas se ha demostrado que la farmacia es una pata imprescindible, tal y como demuestra el hecho de haber entrado en el foro de profesiones sanitarias. Esta es la mejor prueba de que nuestro modelo de Sanidad no se entiende sin los farmacéuticos. Pero la pandemia ha demostrado que la atención domiciliaria de los farmacéuticos es posible, así como la continuidad asistencial entre la farmacia hospitalaria y asistencial. Considero que son dos de las cosas más importantes que se han visto que resultan factibles.

-¿Pero no cree que la farmacia ha estado desaprovechada en este momento tan decisivo?

-Creo que ese es un tema que deben responder las administraciones, tanto autonómicas como estatales, ya que ha sido su responsabilidad. Nosotros hemos sido una profesión muy proactiva que hemos defendido en todo momento una mayor participación de la farmacia en las políticas de salud pública, tanto en relación a los test de detección de la Covid-19 como en cuanto a la estrategia de vacunación.

-¿Cuál ha sido el error más grave que se ha cometido?

-La farmacia ha desarrollado una labor titánica en estos meses, pero es verdad que el aprovechamiento de su labor como establecimiento sanitario ha sido muy desigual según las Comunidades Autónomas, pues algunas han sido muy poco sensibles a la labor de nuestros profesionales y al ofrecimiento que hemos hecho para colaborar. Nunca ha habido una mayor desigualdad en España que la que hemos tenido en esta pandemia, y en esa inequidad ha estado lo que cada uno de mis compañeros autonómicos ha podido trabajar con las administraciones.

-¿Y de quién es la culpa?

-Pues es una responsabilidad compartida entre las 17 administraciones autonómicas junto con el propio Ministerio de Sanidad. Por nuestra parte estamos muy orgullosos del trabajo realizado, y las encuestas así nos lo hacen sentir, pues los ciudadanos han valorado de manera excelente la labor de los farmacéuticos durante la pandemia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*