Campaña para sensibilizar de los efectos de ciertos medicamentos en la conducción

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra (COFNA) ha relanzado la campaña ‘No dejes que tus medicamentos lleven el volante’, impulsada el verano pasado en colaboración con la Dirección General de Tráfico en Navarra y la Dirección General de Interior del Gobierno de Navarra.

El objetivo de esta iniciativa es «sensibilizar e informar sobre los efectos negativos de ciertos medicamentos sobre la conducción«. Para ello, los farmacéuticos recibieron formación específica en la materia y las farmacias cuentan con material informativo a disposición de la población.

La campaña hace especial hincapié en el pictograma de advertencia que, desde el año 2007 (RD 1345/2007), todos los medicamentos que afecten a la capacidad para conducir o manejar maquinaria peligrosa deben incorporar en su envase junto con la leyenda ‘Conducción: ver prospecto’.

Este pictograma, presente en alrededor del 25% de los medicamentos comercializados en España, no prohíbe la conducción, sino que es una advertencia para leer atentamente el prospecto del medicamento (especialmente el epígrafe sobre Conducción y uso de máquinas) y, ante cualquier duda, consultar al farmacéutico.

El COFNA ha recordado en una nota que, el pasado 12 de julio, el Instituto Nacional de Toxicología presentó la ‘Memoria de hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de tráfico de 2020’, según el cual, si bien 2020 fue un año excepcional debido a que la pandemia redujo notablemente la movilidad vial y eso supone una disminución de las víctimas por accidente -un 21% menos-, el porcentaje de fallecidos que presentaron resultados positivos por alcohol, drogas y abuso de psicofármacos fue superior al del año anterior, pasando del 45,5% al 48,7%.

Asimismo, los resultados de un estudio comparativo de los últimos 10 años realizado por dicha entidad concluyen que «el número de conductores fallecidos con resultados toxicológicos positivos muestra una tendencia al alza en el consumo de alcohol, drogas y psicofármacos».

En cuanto a la distribución por psicofármacos detectados, las benzodiacepinas siguen suponiendo el mayor porcentaje (62,5%), seguidas de los antidepresivos (40%) y los opioides (26,2%).

«A pesar de que la mayoría de los conductores conoce el efecto del alcohol y las drogas sobre la conducción, existe un alto porcentaje que ignora los efectos que pueden producir ciertos medicamentos, incluso los que no necesitan receta», ha recalcado la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra, Marta Galipienzo. 

«Conscientes de esta realidad y del importante papel del farmacéutico como educador sanitario en el uso de los medicamentos y de su responsabilidad a la hora de dispensarlos, hemos considerado necesario recordar la vigencia de esta campaña en todas las farmacias navarras», ha subrayado.

Galipienzo ha destacado que la prevención de los accidentes relacionados con el consumo de medicamentos «requiere de la implicación de todos los protagonistas: pacientes, médicos, farmacéuticos y, también, de las autoridades sanitarias y de Tráfico». En este contexto, la labor del farmacéutico «es clave para formar una cultura de la seguridad vial en la población». 

Entre los medicamentos que mayor influencia tienen sobre la capacidad de conducción encontramos benzodiacepinas, analgésicos opiáceos, antiepilépticos, ansiolíticos, algunos antidepresivos o antihistamínicos.

«Algunos de ellos producen efectos que pueden ser equivalentes a los producidos por un nivel de alcohol en sangre del 0.050%», ha explicado Galipienzo. La somnolencia, los mareos, la falta de coordinación, la disminución de los reflejos y alteraciones sensoriales, como la visión borrosa o la pérdida auditiva «son los efectos más comunes», ha agregado.

Asimismo, ha incidido en que los conductores deben prestar especial atención al impacto de algunos medicamentos cuando se comienza un tratamiento nuevo o ante un cambio en la dosis habitual. Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos señalan que «algunos efectos se potencian por otros medicamentos que se toman de manera simultánea o por el alcohol. Por otro lado, la intensidad puede variar según los individuos, depender de la dosis, de la edad o, incluso, ser distinta para medicamentos del mismo tipo». Por eso, han insistido en que «es importante que el conductor habitual consulte con su médico o su farmacéutico, para que seleccionen el medicamento y/o las pautas de administración más adecuados».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*