El autotest, la precaución ante el Covid

La regente de una farmacia sostiene el hisopo y la placa incluidos en el kit de autotest. | Emilio Fraile

La regente de una farmacia sostiene el hisopo y la placa incluidos en el kit de autotest. | Emilio Fraile

Los autotest de antígenos se han convertido en una herramienta de seguridad extra. En tan solo unos minutos, el resultado de estas pruebas rápidas puede ayudar a prevenir nuevos contagios, un ejercicio de precaución para los cientos de compradores que han adquirido uno de los kits en las farmacias zamoranas desde que se diera inicio su comercialización en julio.

Paso 1. Introducción del hisopo o bastoncillo en ambos orificios nasales, en los que hay que rascar y dar vueltas con la esponja del final para arrastrar mucosa. | Emilio Fraile

El grueso de las ventas van hacia personas que desean someterse a una prueba “por prudencia” a pesar de no presentar síntomas, explica Marta Sánchez, farmacéutica que regenta un local en la concurrida Plaza Mayor y que da pistas sobre el perfil del comprador de antígenos.

paso 2. Volcado del líquido reactivo en la pipeta, donde se remueve el hisopo durante un minuto. Luego se verterán dos gotas sobre la placa de control (S). | Emilio Fraile

A niños que vuelven a casa después de pasar semanas en un campamento o antes de hacer a una visita a los abuelos, estos son los motivos más habituales a la hora de adquirir un autotest de antígenos, pues proporcionan una doble confirmación sobre el estado de salud en a penas 15 minutos y por aproximadamente 7 euros. “Me ha sorprendido”, comenta Sánchez sobre la gran aceptación de los autotest por la ciudadanía y la concienciación sobre la importancia de ser precavidos ante una pandemia que, a pesar de la vacunación, está a punto de alcanzar la sexta ola.

paso 3. La placa tras esperar 15 minutos muestra una raya de control (C) que indica que el resultado de la prueba ha sido negativo. | Emilio Fraile

Cada día las farmacias zamoranas venden aproximadamente cinco autotest, una normalización de las ventas tras el alusión de los primeros días. Para Isabel Llanes, farmacéutica, los kits de antígenos deberían haberse puesto a la venta mucho antes porque habrían “reducido mucho los contagios”, cree. Sánchez aclara que lo más probable es que la espera se haya debido a que las autoridades sanitarias hayan querido tener todo el control sobre casos sospechosos y positivos, algo que ahora preocuparía menos al estar “gran parte de la población ya vacunada”.

El precio, que ante la escasez de los primeros días podía alcanzar los 10 euros por unidad, también ha descendido hasta aproximadamente los 7. Ahora los distribuidores empiezan a regularizar el suministro, aunque para algunos farmacéuticos locales todavía es complicado conseguir el producto.

Las dudas sobre su utilización o efectividad son las preguntas habituales que surgen entre los interesados en realizarse un autotest COVID. Desde el sector tranquilizan, y recuerdan que como en todos los tipos de pruebas, existe una mínima probabilidad de error o falsos positivos, pero que la fiabilidad de estos test es “total”, asegura Llanes.

“Que se usen”, pide Sánchez, convencida de los beneficios de realizar autotest regularmente, y de ellos destaca la simplicidad de su uso, a la vez que critica la reticencia injustificada ante una prueba rápida, eficaz e indolora.

Los pasos para realizar el autotest son los siguientes:

E Preparar el autotest. Tras abrir la caja con la prueba, hay que colocar todos los elementos necesarios durante el proceso: un hisopo o bastoncillo, el reactivo, la pipeta, la placa y el manual de instrucciones. Además, tanto la superficie como las manos deben estar desinfectadas para asegurar que el test es realizado en las condiciones adecuadas.

E Tomar la muestra. El hisopo debe introducirse en ambas fosas nasales, y en cada una de ellas se rascará con la esponja incorporada al final del hisopo para arrastrar lo máximo posible y asegurar la efectividad de la prueba. Para más seguridad, recomiendan introducir el bastoncillo en la boca y frotarlo contra la mejilla.

E Depositarla. Abrir el envase con el líquido reactivo e introducirlo en la pipeta para depositar en ella la esponja del hisopo en el que se habrá tomado la muestra previamente. Este paso debe realizarse sin prisa, y durante un minuto hay que remover el hisopo para que el reactivo adquiera las proteínas.

E Esperar el resultado. Tarda en llegar entre 15 y 20 minutos. Si el procedimiento ha sido correcto, lo primero en aparecer será la raya de control (C). En caso de ser positivo, también se marcará la raya de test (T). En cambio si la raya de control (C) no aparece, el test no es válido y deberá repetirse.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*