«En núcleos pequeños la farmacia es a veces el único espacio sanitario»

Rafael Casaño, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba, en su despacho.

Rafael Casaño, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba, en su despacho. CÓRDOBA

¿Qué papel ha jugado la profesión farmacéutica en la pandemia?

Desde el inicio de la pandemia, la profesión farmacéutica cordobesa ha jugado un papel esencial. Especialmente, las oficinas de farmacia, que ante la difícil situación que estaban viviendo los hospitales y centros de salud, se convirtieron en los espacios sanitarios de mayor proximidad al que muchos usuarios no sólo podían acudir para conseguir sus medicamentos o productos sanitarios, sino también consejo sanitario cualificado, más si cabe en un momento de tanta incertidumbre como el vivido en el inicio de este complejo escenario que estamos viviendo desde marzo del pasado año. Esto fue especialmente relevante en aquellos núcleos de población más pequeños y alejados de grandes ciudades, donde la farmacia es, en muchos casos, prácticamente el único espacio sanitario con actividad durante todo el día. Aparte de todo eso, se han llevado a cabo iniciativas para garantizar que ninguna persona se quedaran sin sus tratamientos, incluso los de ámbito hospitalario, que además desde nuestras farmacias han sido entregados a domicilio. Nuestra profesión también ha tenido un papel activo en otras iniciativas de ámbito social y que dejan entrever el potencial y utilidad de la farmacia. Entre otras, destacaría la implicación en el proyecto Mascarilla19, para dar la voz de alarma de posibles casos de violencia de género, así como en el plan impulsado desde los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad para detectar problemas en personas, especialmente vulnerables, de mayor edad y que suelen usuarias de nuestras farmacias, ante la ausencia prolongada de las mismas. En resumen la Farmacia ha hecho su trabajo, como sanitarios esenciales en unas condiciones muy difíciles.

¿Cree que podían haber hecho más cosas pero no les han dejado? ¿Qué sensación hay entre los colegiados?

Los farmacéuticos estamos para todo aquello para lo que podamos aportar. Nuestra intención, siempre, es apoyar al resto de compañeros sanitarios y así poder ofrecer la atención más completa a los pacientes, que son quienes dan sentido a nuestra actividad y a quienes nos debemos. Desde el principio de la pandemia nos hemos ofrecido a todo aquello que hiciera falta: la dispensación gratuita de mascarillas de la Junta de Andalucía a los pensionistas, la realización de test o incluso a vacunar, tanto de la gripe como del covid-19, si hubiese sido necesario, entre otras iniciativas. Consideramos que para un sistema sanitario es un lujo poder contar con miles de profesionales cualificados a su disposición los 365 días del año, repartidos de forma capilar por toda Córdoba, tanto en nuestra capital como en el municipio más pequeño. Ya que estamos en todos esos lugares y contamos con la capacitación necesaria, tan sólo podemos ponernos al servicio de lo que necesitan nuestras administraciones sanitarias con el objetivo de hacer frente común frente a la pandemia y ofrecer la mejor asistencia a los pacientes y usuarios. Desde el Colegio de Farmacéuticos de Córdoba estamos muy orgullosos de la predisposición e implicación de todos nuestros compañeros en esta compleja situación. Y cuando decimos todos, nos referimos a todos aquellos compañeros que trabajan en la elaboración de los medicamentos y productos sanitarios, en su distribución, en su posterior dispensación en farmacia hospitalaria o comunitaria, todos aquellos que desempeñan su labor en el ámbito de los análisis clínicos, especialmente relevantes en estos tiempos, o los que trabajan por garantizar nuestra salud ambiental y alimentaria. Puedo afirmar con orgullo, que en unas condiciones terribles, a ningún cordobés le ha faltado su medicación.

¿Cómo evoluciona la venta de test? Realmente, ¿están sirviendo de algo?

Después de vivir un pico en los primeros días tras la entrada en vigor del Real Decreto que permitía la venta de los test sin receta, ya se ha normalizado un poco la situación y se está atendiendo sin problemas la demanda. Creemos que es una medida positiva para facilitar la detección precoz de posibles casos y así lo veníamos demandando hace tiempo. Desde la farmacia insistimos a la población de la necesidad de hacer un buen uso de los test, que sigan correctamente las indicaciones ofrecen que los profesionales de las farmacias para su manejo y para que podamos comunicar los casos positivos. De este modo tendrán una efectividad y un beneficio reales estas herramientas de detección precoz, sin olvidar que los positivos son sospechas de infección activa , que debe aislarse, comunicarlo y se le realizará una prueba de confirmación para certificar que el positivo es correcto.

¿Qué cuestiones o temas reclaman a Salud para su colectivo?

Necesitamos un marco de estabilidad que nos permita poder centrarnos en la realización de nuestro trabajo, en poder ser lo más útiles posibles a nuestro sistema sanitario y a nuestros pacientes. Esto, por ejemplo, lo hemos podido comprobar con la subasta de medicamentos. Durante años estuvimos litigando contra una medida que consideramos injusta, que condenaba a los pacientes a una situación de gran inequidad en el acceso a sus tratamientos, que ocasionaba continuos desabastecimientos y cuyo supuesto ahorro económico no se ha traducido en mejoras para nuestra sanidad. Al final, esa medida ha caído, no tenía lógica. Ahora, lo que pedimos a nuestras administraciones es poder contar con la suficiente estabilidad legislativa que nos permita aportar todo nuestro potencial a los muchos retos en salud pública que se nos plantean como sociedad. Junto al covid-19, hay que sumar esfuerzos para atender a otras situaciones que también requieren una actuación inmediata, como es el creciente sobrepeso y obesidad de nuestra población (especialmente, en menores), el envejecimiento de nuestra población y las necesidades adheridas a esta situación, los problemas de salud derivados de un uso incorrecto de los medicamentos, las resistencias microbianas por una mala utilización de antibióticos, etc. Es decir que cuenten con nosotros para todos los planes sanitarios pues somos el primer eslabón de la cadena.

¿Cree que la pandemia debe de servir para replantear el papel de las farmacias en situaciones de crisis sanitaria? ¿Se ha aprendido algo de todo esto?

En esta situación de pandemia han sido muchos los usuarios y pacientes que han redescubierto el potencial sanitario de la farmacia, de su utilidad y disponibilidad como espacio sanitario más cercano y accesible. Se han puesto en marcha líneas de colaboración con los compañeros de farmacia que desarrollan su labor en Atención Primaria y centros hospitalarios. Creo que ha quedado patente el beneficio de contar con nuestra ayuda y en esa es la línea en la que hay que perseverar. Nuestro deseo es sumar, no suplantar a nadie. Para beneficio de la salud de nuestra población, no debemos olvidar q el paciente es el mismo para todos y todos los sanitarios debemos trabajar unidos en su beneficio.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*