Medicamentos y conducción: informarse salva vidas





Uno de cada tres medicamentos puede interferir en la capacidad de conducción. Sin embargo, la mayoría de los conductores (tres de cada cuatro) desconoce el efecto que puede tener su medicación al volante. Todo un peligro para la seguridad vial que los farmacéuticos se proponen contrarrestar cada año con la mejor herramienta: la información.

Según la base de datos de medicamentos que maneja el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, BOT PLUS, en la actualidad, alrededor de 5.800 presentaciones de medicamentos (un 32,5% de los existentes), pueden incidir sobre la capacidad de conducción e incluyen el pictograma que alerta sobre la posible interacción del medicamento con la conducción y remite al paciente a ampliar la información con la leyenda “Conducción: ver prospecto”. Sin embargo, esto es algo que raramente hacemos los conductores: del 17% de los conductores que declara estar en tratamiento farmacológico, tres de cada cuatro reconocen no tener información sobre el efecto de su medicación, poniendo en riesgo la seguridad de las carreteras. Es el caso de algunos analgésicos, tranquilizantes, antialérgicos, medicamentos para tratar los trastornos del sueño, la ansiedad, la psicosis, la depresión, la epilepsia, el párkinson, el dolor, las migrañas, la demencia, las afecciones oculares, la gripe y el catarro. Estos medicamentos pueden provocar somnolencia, disminución de la atención y los reflejos, mareo, falta de coordinación, alteraciones sensoriales como visión borrosa o pérdida auditiva, aumento del tiempo de reacción, estados de confusión y aturdimiento e incluso alteraciones musculares, todo lo cual aumenta exponencialmente el riesgo de que ocurra un accidente de tráfico.

Medicamentos y conducción: infórmate en tu farmacia

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Jaén, Juan Pedro Rísquez, asegura que los farmacéuticos, por su contacto directo con el paciente, juegan un papel esencial a la hora de concienciar a la población sobre la importancia de la seguridad vial. “Sensibilizar e informar sobre los efectos negativos que determinados medicamentos pueden tener sobre la conducción puede salvar vidas. En este sentido, la labor informativa del farmacéutico es de gran relevancia, ya que por un lado promueve el uso racional de los medicamentos, y por otro, conoce todos los medicamentos que puede estar utilizando el ciudadano, requieran o no de receta e informarle individualizadamente”, explica.

Obligaciones al volante

Para minimizar el riesgo que pueden ejercer estos medicamentos durante la conducción, es necesario tener en cuenta que:

  1. Hay que utilizar los medicamentos siempre bajo la supervisión de un profesional sanitario. No deje de tomar la medicación por su cuenta y si tiene cualquier duda, consulte de nuevo.
  2. En caso de que el medicamento incluya el pictograma relativo a la conducción, siempre hay que leer el prospecto y consultar al farmacéutico. Dicho pictograma consiste en un triángulo equilátero rojo con un coche negro en el interior sobre fondo blanco. Los fármacos que lo contienen pueden influir en la conducción de muy diversas maneras, bien produciendo un efecto terapéutico contraindicado en caso de conducir, o bien como consecuencia de un determinado efecto adverso.
  3. Evitar conducir, sobre todo al inicio de un tratamiento o cuando le modifiquen la dosis, ya que potencialmente puede disminuir reflejos o capacidad visual.
  4. Prestar especial atención en caso de estar polimedicado o tomar varios medicamentos a la vez, ante la posibilidad de interacciones.
  5. No consumir alcohol si se va a coger el coche. Hay que hacer especial énfasis en la peligrosidad de este hecho si además se están tomando medicamentos. Además, desde el COF de Jaén recuerdan que algunos medicamentos incluyen alcohol en su composición, por lo que se recomienda consultar el prospecto para conocer su contenido total.
  6. Cada caso debe ser valorado individualmente, ya que un mismo medicamento podría no afectar a una persona y sí hacerlo de forma significativa a otra. Incluso un mismo medicamento podría afectar de forma diversa a la misma persona, tomados en dos momentos diferentes. El caso de los ancianos parece especialmente apropiado para este comentario, dadas las limitaciones fisiológicas, complicadas por la menor capacidad de eliminación de los medicamentos.

Como norma general, el conductor debe encontrarse bien física y mentalmente antes de ponerse al volante; cumplir con todas las normas de circulación; conducir con precaución y responsabilidad; mantener a punto el vehículo; dormir las horas necesarias antes del viaje; evitar comidas copiosas si se va a conducir, ya que favorecen la aparición de somnolencia; y evitar cualquier tipo de distracción (móvil, tabaco, música, etc.)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*