Un farmacéutico arriesga su vida para evitar un robo

Un atracador de una farmacia del barrio de Montbau se encarnizó la tarde del viernes con el trabajador del establecimiento al que le clavó una treintena de cuchilladas cuando este trató de detenerle. Las imágenes de las cámaras de seguridad a las que ha tenido acceso La Vanguardia muestran toda la secuencia del suceso que culminó con una refriega en la que se enzarzaron ambos hombres y que acabó con el ladrón huyendo sin el botín y el empleado sangrando de al menos un brazo. 

Todo quedó en un susto. Pero a la vista de la secuencia de imágenes que grabaron este viernes las cámaras de seguridad de una farmacia de Barcelona, el atraco podría haber terminado en tragedia. Sobre las tres de la tarde, un farmacéutico de Montbau se enfrentó a un atracador que le amenazaba con un gran cuchillo. El encargado del establecimiento, que intentó reducir al delincuente agarrándolo por el cuello, logró que este escapara sin su botín pero no evitó que le asestara una treintena de puñaladas que, inexplicablemente, no afectaron a ningún órgano vital.

La intervención de la víctima impidió que el delincuente, que se dio a la fuga, lograra llevarse botín alguno

El individuo llegó a la farmacia sobre las 14.40 del mediodía en una motocicleta que dejó estacionada a la puerta del negocio. Acto seguido, tal y como captaron las cámaras de seguridad del local que recogieron toda la secuencia y a las que ha tenido acceso La Vanguardia, entró cubriéndose la cara con el casco de la moto. En aquel momento tres clientes, además del encargado, se encontraban en el interior de la farmacia.

El atracador, siempre cuchillo de gran tamaño en mano, hizo pasar a los tres clientes a otra dependencia de la farmacia y reclamó al encargado que vaciara el contenido de la caja registradora y depositara todo el dinero en una bolsa de plástico.

Inicialmente, el farmacéutico obedeció ante las amenazas del atracador. Sin embargo, aprovechó un instante en el que el asaltante estaba de espaldas, dispuesto a entrar en el cuarto adonde había dirigido a los clientes probablemente en busca de un mayor botín, para acercarse por detrás y tratar de reducirle agarrándole con el brazo por el cuello.

Milagrosamente, las heridas, que afectaron sobre todo al brazo, no revisten gravedad

Durante unos segundos se produjo un intenso forcejeo entre los dos hombres, momento en el que el ladrón comenzó a acuchillar a su víctima sin piedad. A pesar de la violencia del ataque y de las numerosas heridas causadas en diferentes partes del cuerpo, sobre todo en el brazo, el encargado no soltó a su contrincante. En el video se observa como el farmacéutico pierde sangre en cada pinchazo, pero sin perder en ningún instante el aplomo.

El atracador solo logró zafarse del marcaje del encargado de la farmacia cuando le cayó el casco con el trataba de esconder su identidad. Es entonces cuando salió corriendo del establecimiento sin el botín y huyó en su motocicleta. Todo sucedió en una secuencia de máxima tensión en no más de 90 vertiginosos segundos.

El farmacéutico fue trasladado en una ambulancia del Servei Mèdic d’Emergències (SEM) al hospital de la Vall d’Hebron, donde le curaron y confirmaron que ninguna afectación vital pese a la aparatosidad de la agresión y el número de cortes que llevaba en el brazo. Los mossos de la Unidad de Investigación de Horta-Guinardó se han hecho cargo del caso.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*