La educación diabetológica puede llegar a reducir anualmente hasta un 62% los costes en tratamientos farmacológicos

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) –

La escasa formación que reciben las personas con diabetes tipo 2 sobre la patología aumenta las complicaciones y el gasto sanitario, se estima que un mayor conocimiento diabetológica puede llegar a reducir anualmente hasta un 62% los costes en tratamientos farmacológicos, según muestra la Federación Española de Diabetes (FEDE) y la Sociedad Española de Diabetes (SED).

Ambas organizaciones han presentado la campaña ‘No des la espalda a la diabetes’, cuyo ‘spot’ protagoniza la periodista y presentadora de televisión, Sonsoles Ónega, y del informe ‘Estimaciones socioeconómicas de la falta de atención de los pacientes con diabetes tipo 2’.

“El 59% de las personas con diabetes aseguran haber recibido educación sobre la enfermedad. Lo que significa que casi la mitad no habían recibido esta formación y se quedan expuestas a las graves consecuencias de una diabetes mal controlada. La educación diabetológica debe ser personalizada, individualizada y también para los familiares. Las personas con diabetes tipo 2 no tienen recursos para el buen control de su enfermedad”, precisa explica Juan Francisco Perán, presidente de FEDE.

Por ello, desde FEDE se denuncia la ausencia de programas educativos dirigidos a enfermedad que ayuden a los pacientes a manejar su enfermedad de manera individualizada, lo que provoca complicaciones, muertes e ingresos en urgencias.

“En España fallecen cerca de 25.000 personas al año de diabetes y sus complicaciones. De ellas, entre el 50% y el 80% se debe a cardiopatías y accidentes cardiovasculares; a lo que se suma que el 80% de los casos podrían evitarse fomentando un estilo de vida saludable, del que la mitad de los pacientes diagnosticados no recibe ninguna información”, presidente de FEDE.

En la misma línea se expresa el doctor Antonio Pérez, presidente de la SED, quien asegura que “la falta de formación en el paciente es clave. Es importante que participe en el automanejo y la toma de decisiones sobre su enfermedad. La diabetes tipo 2 requiere control día a día, a pesar de que se acuda al profesional sanitario solo unas veces al año”.

El especialista también señala que falta información sobre la relación entre la diabetes tipo 2 y las complicaciones cardiovasculares. “La relación entre la diabetes tipo 2 con las consecuencias renales y oculares ha calado, pero las cardiovasculares ha costado más y estas complicaciones son las que reducen la esperanza de vida de la persona con diabetes”, comenta.

Además, el doctor Pérez advierte de que es una enfermedad “incómoda” en la que es complicado mantener la adherencia terapéutica. “La adherencia es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos. El 50% de los pacientes no cumple la prescripción de medicamentos. Si esto lo trasladamos a cambios en el estilo de vida, tan importantes para estos pacientes, la adherencia es aún más baja. Este elemento es clave. Los profesionales no le hemos dado importancia y hay margen de mejora”, apunta.

Por otra parte, la carga económica de la diabetes corresponde al 8,2% del total del presupuesto sanitario, lo que implica 5.809 millones de euros anuales, de los cuales 2.143 millones son debidos a las complicaciones de la enfermedad, según la Guía metodológica para estimar costes asociados de la diabetes.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*