Las farmacias de Granada venden más de 30.700 test rápidos en agosto

La cooperativa de distribución mayorista de medicamentos Bidafarma, informó a principios de agosto de que las farmacias granadinas solicitaron hasta 25.4000 unidades de test de antígenos de los 200.000 que se repartieron por toda Andalucía. En la primera semana, las solicitudes de distribución eran muy elevadas, mientras que durante la segunda semana la demanda se normalizó. El balance a final de mes ha sido un éxito, pues se han vendido un total de 30.744 pruebas de antígenos distribuidas por Bidafarma en las farmacias de la provincia.

La empresa distribuidora asegura que la Costa granadina ha sido el lugar donde más unidades se han vendido, puesto que es la que más afluencia de visitantes tiene durante la época estival y los desplazamientos veraniegos es uno de los motivos de uso más extendido. “Al inicio de mes la demanda fue mucho mayor, porque las farmacias no tenían pruebas y a mitad de mes comenzó a estabilizarse la demanda y entraron otros distribuidores en el mercado, al igual que sucedió con las mascarillas en su momento”, explican desde Bidafarma.



Los granadinos han apostado por el uso de los test de antígenos para desplazarse de forma segura durante las vacaciones. Esta modalidad de diagnóstico es también un medio para anticiparse a la posibilidad de contagiar a familiares y amigos en caso de contacto estrecho o detección de síntomas relacionados con el coronavirus sin necesidad de esperar a ser citado para una prueba PCR.

Así de responsables fueron Juan José García, de 26 años, y sus amigos. El joven planeó una estancia de cuatro días en la provincia con amigos procedentes de Málaga y Madrid. “Teníamos muchas ganas de hacer el viaje así que tuvimos mucho cuidado las semanas anteriores”, explica Juan José. Aunque las pruebas están diseñadas para su uso particular el joven explica que “nosotros contábamos con la seguridad de tener sanitarios en la familia”, que se aseguraron de que las pruebas, muy similares a la PCR nasal, se hicieran correctamente. Todos los integrantes del viaje resultaron negativos en sus pruebas de antígenos, por lo que pudieron disfrutar de unos días en Granada fuera de riesgo de contagio y siguiendo las restricciones sanitarias establecidas.

Pese a la fiabilidad de las pruebas, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no considera los resultados de estas pruebas válidas para la confirmación de un diagnóstico oficial, ya sea en la confirmación de infección activa ni en personas asintomáticas. En caso de resultado positivo, el usuario tiene la obligación de comunicarlo a los servicios sanitarios, preferentemente a través de Salud Responde, o en la propia farmacia donde se haya adquirido el test. A partir de ese momento, los resultados positivos se consideran sospechosos y la persona debe someterse a una Prueba Diagnóstica de Infección Activa (PDIA), como las conocidas PCR, siguiendo siempre las medidas de control recomendadas.

Fue el caso de unos turistas procedentes del País Vasco. Nueve familiares y amigos viajaron a principio de mes a Salobreña para disfrutar de la playa y visitar distintos puntos de Granada, su estancia sería de dos semanas. Al llegar, dos de ellos comenzaron a sentirse mal, por lo que compraron test de antígenos en una farmacia, con resultado positivo. Ambos acudieron al centro de salud más cercano, donde les realizaron otra prueba de antígenos, de nuevo ambos resultaron positivos en Covid. Se aislaron de forma preventiva y a los cuatro días fueron sometidos a una prueba PCR para confirmar la infección. De los nueve integrantes del grupo, cuatro contrajeron el virus y fueron aislados, mientras que el resto de la expedición, al tener la pauta completa de la vacuna y resultar negativos en todas las pruebas, pudieron disfrutar de sus vacaciones. Los visitantes positivos pudieron desconfinarse dos días antes de la finalización de su estancia y visitar Granada y la Alhambra con toda seguridad.

Actualmente, en las farmacias granadinas pueden comprarse dos tipologías de pruebas de autodiagnóstico: test de antígenos y test serológicos. El real decreto aprobado por el Gobierno incluye ambas modalidades, pero se considera que los más importantes para interrumpir las posibles cadenas de transmisión son los test de antígenos. La principal diferencia entre ambas tipologías es que la prueba de antígenos permite detectar infecciones activas, por lo que existe una alta probabilidad de contagio, mientras que el test serológico detecta anticuerpos, revelando que si el virus ha estado presente o no en el organismo.

El precio de las pruebas es asequible, entre cinco y diez euros, algo que ha extendido su uso entre la población que adelantarse a la aparición de síntomas o que al detectarlos prefieren asegurarse de un posible contagio para evitar expandir el virus. Actualmente, en el mercado hay al menos tres marcas diferentes de pruebas de anticuerpos y cinco de antígenos. Estas pruebas son consideradas como rápidas puesto que se tarda un máximo de 15 minutos en obtener un resultado si la ejecución ha sido correcta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*