Las farmacias venden más de 11.000 tests rápidos hasta agosto

Las farmacias de la provincia de Ciudad Real han vendido más de 11.000 unidades de autotest desde que se aplicara el real decreto que autorizaba su venta por las oficinas sanitarias. El dato fue aportado por una de las dos grandes distribuidoras farmacéuticas, Bidafarma, quien ha señalado que durante estas últimas semanas el ritmo de venta y de distribución a las farmacias se ha ralentizado, tras un inicio en el que hubo un pico de la demanda. 

«Unos días antes de que saliese la autorización de venta en farmacias, ante el anuncio del Gobierno, Bidafarma tenía todo preparado para facilitar un suministro constante y regular a las oficinas de farmacia», explicó la gerente de Bidafarma en Castilla-La Mancha, Isabel Baquerizo. La intención ha sido evitar que haya una rotura del abastecimiento, algo que no se ha producido en ningún momento.  «Hay que tener en cuenta que desde la publicación del Real Decreto que autorizaba su dispensación en farmacias, hemos suministrado más de 11.000 unidades de las distintas referencias en la provincia de Ciudad Real», indicó, pero «solo en los primeros 10 días después de la autorización, durante el mes de julio, fueron cerca de 5.000 unidades». «Hubo tal demanda que puntualmente se agotaron stocks, la reposición fue prácticamente diaria y se ha conseguido mantener el suministro constante», afirmó Baquerizo.

En las farmacias no existe un único autotest, sino que hay siete marcas entre las que elegir. Existen seis test de antígenos que toman la muestra nasal y uno de ellos que la toman por la saliva. Además de esas siete referencias existen cinco que se trata de envases unitarios, solo se compra un test, y en dos casos se compran directamente cinco autotest. Los primeros que se vendieron en las farmacias de Ciudad Real cuando salió el Real Decreto del Ministerio de Sanidad fueron los de muestra nasal. El precio varía entre los 7 y los 10 euros, en función de la marca y del tipo de autotest que se solicite.

Obligaciones.

Hay que tener en cuenta que cuando una persona se realiza un test de antígenos mantiene la obligación de informar del resultado, en caso de ser positivo, a la Consejería de Sanidad. Los autotest no sirven como una prueba ante terceros, por ejemplo para viajar a otro país, pero sirven para conocer de forma rápida si se es positivo o no. Hay que tener en cuenta que el test no detecta la enfermedad en su fase inicial o final, lo ideal es hacerlo en la primera semana de la posible infección o dentro de los cinco primeros días en que haya algún síntoma, y en caso de obtener un negativo no confiarse ante la posibilidad de que sea un falso negativo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*