Andalucía

El imaginario de Oriente Próximo llega al CAAC a través del análisis de Ala Younis

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, y la artista Ala Younis posan para los medios en la presentación de la muestra del CAAC.

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha presentado hoy en Sevilla la exposición de la artista jordana Ala Younis, que trae al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) el imaginario de Oriente Próximo. Durante la presentación, Vázquez ha recordado que Younis es una de las cuatro mujeres artistas que mostrarán su obra este año en el CAAC, "el único espacio expositivo de España con programación paritaria". "Otra de las líneas básicas del CAAC es traer a Andalucía propuestas artísticas de primer orden internacional, como lo es la de Ala Younis", ha añadido el consejero, que ha incidido en la proyección internacional de esta muestra, la primera individual de la artista en nuestro país.

Desde una perspectiva social y política, Ala Younis investiga a través de su obra, diferentes narrativas mediante las que se han ido construyendo diversos imaginarios visuales, intelectuales y afectivos de Oriente Próximo.

La exposición, organizada por el CAAC, recoge una buena parte de sus proyectos de los últimos 10 años, desde el más temprano, titulado 'Nefertiti' (2008), que ya puso de relieve una perspectiva feminista sobre los procesos de modernización característicos de los años 50 y 60 en Oriente Medio, hasta el más reciente realizado expresamente para esta exposición, en colaboración con la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

Artista, comisaria, investigadora e implicada en numerosos proyectos colectivos, su trabajo se materializa en instalaciones de objetos, maquetas, vídeos, material documental, fotografías y dibujos con los que compone investigaciones en las que lo político y social colapsa en lo personal.

En el año 2011 participó en la Bienal de Estambul con la instalación 'Tin Soldiers' (Soldados de plomo). Un año después, en 2012, fue una de las artistas seleccionadas para la Trienal del New Museum de Nueva York y para la Bienal de Gwangju (Corea del Sur). Posteriormente, en 2015 fue invitada por Okwui Enwezor para participar en la sección oficial de la Bienal de Venecia con su proyecto 'Plan for Greater Bagdad' (Plan para el Gran Bagdad), expuesto en el Arsenale.

En 2016 participó en la exposición del Guggenheim de Nueva York titulada 'But a Storm Is Blowing from Paradise: Contemporary Art of the Middle East and North Africa', pasando su trabajo a formar parte de la colección de esta importante institución neoyorquina. Recientemente ha inaugurado una exposición individual en Londres, en Delfina Foundation, en la que hace una revisión feminista de su trabajo sobre el movimiento moderno en Bagdad.

Su obra

Ala Younis presta especial atención –aunque no sólo- a dos contextos geográficos e identitarios concretos: el de Egipto y el de Iraq. Al espacio se le suma el tiempo, caracterizado en un periodo cronológico específico: el que se inicia tras la guerra del año 48, la primera del largo e inacabado conflicto árabe-israelí, y que tiene en los años 50 unos procesos históricos nacionales en donde las ideas de modernización social y política iban acompañadas de una búsqueda identitaria panarabista. Esta búsqueda se materializaba en organizaciones internacionales, así como en los complejos lazos de unión, competencia y relación entre los países de la zona consigo mismos y con la Unión Soviética, a lo que se añadía la dialéctica de oposición característica de la Guerra Fría con Occidente e Israel.

No es la guerra y el conflicto, sin embargo, en lo que se centra de manera evidente Ala Younis –exceptuando la obra 'Tin Soldiers' (2010-2011)- sino en otras cuestiones que subyacen y perviven en el sustrato cultural una vez emitido fuertemente desde el poder político.

Alternando en ocasiones el rol de investigadora, junto a los de comisaria y artista, la aproximación que emprende Ala Younis hacia diversos casos de estudio característicos de esta zona de tensión geopolítica, aporta no sólo conocimiento y otros puntos de vista diferentes a los que han ido conformando la imagen estereotipada desde Occidente, sino que también propicia una reflexión crítica con el enfoque orientalizante producto de la herencia colonial. Estableciendo y contrastando ideales y realidades desde una mitología sutil, Ala Younis permite apreciar mediante sus diferentes proyectos artísticos las contradicciones y anhelos que el poder y los mitos históricos establecen en el imaginario colectivo.

La arquitectura, los planes de transformación, los mandatarios políticos visionarios y las fuerzas ideológicas –ya sean avanzadas o retardatorias- que intervienen en las grandes voluntades de poder son los ejes que subyacen en esta exposición compuesta por obras que indagan en la tradición artística e histórica modernizadora y en sus repetidos fracasos.

La exposición

Esta exposición de media carrera tiene dos ejes geográficos muy marcados.

El primero de ellos es Egipto, en el que se incluyen los proyectos 'Nefertiti' y 'UAR'. La instalación sobre la máquina de coser Nefertiti gira en torno a un modelo obsoleto que se produjo y vendió en Egipto en los primeros años posteriores a la revolución de 1952 en el marco del empeño del gobierno por nacionalizar la industria y subrayar la soberanía egipcia. Este proyecto considerado feminista que, sin embargo, seguía confinando a las mujeres al espacio doméstico, pretendía empoderar a las amas de casa egipcias ofreciéndoles la oportunidad de generar ingresos mientras sus hombres luchaban en la guerra.

La curvilínea Nefertiti fue retirada a finales de la década de 1980 por algunos fallos no resueltos de su diseño. Tras la creciente occidentalización de la región, otras máquinas de coser importadas de forma masiva como la Singer empezaron a inundar los mercados de Egipto mientras las Nefertiti decaían y se resignaban a ser reensambladas por nostálgicos a partir de piezas de repuesto oxidadas. El proyecto “Nefertiti” de Ala Younis explora historias personales relacionadas con esta máquina de coser y su época, una descorazonadora decepción para la generación anterior y a la vez un icono nostálgico del apogeo de los sentimientos nacionalistas.

Por otro lado, el punto de partida de 'UAR' (República Árabe Unida), de 2014, es una investigación sobre una fotografía en la que Gamal Abdel Nasser contempla a una entusiasta y orgullosa multitud árabe durante la firma de un acuerdo de unión soberana entre Egipto y Siria en 1958. Muchas fuerzas regionales e internacionales cuestionaron la viabilidad de una unión soberana de estados árabes. Sin embargo, esta coalición parecía estar ganando fuerza en la región gracias a un proyecto aeroespacial que prometía dar al mundo árabe un poder sin precedentes e inundar el Golfo de petróleo, expertos y exportaciones.

Pero en 1970, tras una de las Cumbres árabes, un ataque al corazón provocó la muerte de Nasser. Cinco millones de personas participaron en la procesión fúnebre de diez kilómetros hasta el lugar en el que fue enterrado, incluso algunos llegaron a abalanzarse sobre el féretro. Todos los jefes de estado árabes asistieron. El rey Husein de Jordania y el líder de la OLP Yasir Arafat lloraron abiertamente y cuentan las crónicas que Muamar el Gadafi, de Libia, se desmayó dos veces. En Jerusalén, unos 75.000 árabes marcharon por la Ciudad Vieja clamando “Nasser no morirá jamás”. En Siria y en Kuwait se decretó luto general durante 40 días. Hubo marchas en Leipzig y en Moscú, que envió al presidente del Consejo de Ministros soviético al funeral.

El proyecto, que recorre un repertorio de imágenes y objetos de aquella época, estudia las historias y los mecanismos que dieron lugar a la figura histórica de Nasser y pone fin a una trilogía de obras sobre el nacionalismo árabe que Ala Younis comenzó con 'Nefertiti' y 'Needles to Rockets' (2008) y siguió con 'Six Days' (2009). Esta trilogía, que explora la compleja relación de los ciudadanos con Gamal Abdel Nasser como héroe y antihéroe, con sus promesas y sus fracasos, profundiza en la era moderna en Egipto, en la apropiación de los símbolos de un pasado glorioso y en la retórica de la ciencia, el progreso y la industrialización.

Junto a Egipto, el otro país en el que se centra Ala Younis en sus investigaciones es Iraq. Nada más llegar, el espectador entra en una gran sala con el proyecto titulado 'Plan urbanístico para el Gran Bagdad', compuesto por una maqueta y diferentes documentos y materiales encontrados sobre la ciudad de Bagdad que exploran las asociaciones ideológicas de los edificios y monumentos en Iraq. El origen de este proyecto fue inspirado por un conjunto de diapositivas de 35 mm que el arquitecto Rifat Chadirji tomó en 1982 y en las que se mostraba un gimnasio de Bagdad diseñado por Le Corbusier y bautizado en honor a Sadam Husein. La instalación muestra la maqueta de este gimnasio y reúne un conjunto de monumentos, junto a los arquitectos que los diseñaron, los gobiernos que los encargaron y los cambios y tensiones entre ideales e ideologías que generaron.

El nombre del proyecto hace referencia a otra propuesta del arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright de 1958 para otro centro cultural en Bagdad que nunca se llegó a construir. Con una extensa base de archivos, este proyecto reflexiona sobre la protección de los monumentos para la posteridad y sobre la ejecución de planes para Bagdad como expresión de poder o como necesidad. También hace referencia a Iraq la obra titulada “Deconstrucción de la percepción plana” (2018), producido en colaboración con un grupo de alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla dirigidos por el profesor Carlos Tapia y que desarrolla los elementos arquitectónicos encontrados en el gimnasio de Bagdad diseñado por Le Corbusier y bautizado en honor a Sadam Husein.

El proyecto crea objetos tridimensionales a partir de los dibujos bidimensionales de las superficies planas que conforman la maqueta arquitectónica del gimnasio y analiza los espacios que estos nuevos objetos podrían producir al integrarse en nuevas constelaciones espaciales que reformulen, eliminen o deconstruyan el espacio contrafactual.

Leer más »

Más de 4.700 escolares de la provincia compiten por ser los que más reciclan en la campaña La liga del Vidrio

Un total de 17 centros educativos de diez municipios participan en esta nueva iniciativa de sensibilización y concienciación de Ecovidrio, la Diputación y MAS

Un total de 17 centros escolares de la provincia de Huelva participan en la campaña 'La Liga del Vidrio', puesta en marcha por Ecovidrio en colaboración con la Diputación de Huelva, la Mancomunidad de Servicios de la Provincia de Huelva y los diez ayuntamientos implicados con el objetivo de promover y concienciar a los alumnos sobre la importancia y los beneficios de reciclar los envases de vidrio.

'La Liga del Vidrio' supone un reconocimiento al esfuerzo de todos los escolares y familias que consigan reciclar más envases de vidrio que el resto. Para ello, durante los dos meses que dura la campaña -febrero y marzo- cada colegio contará con un contenedor de vidrio asignado, vinilado de forma personalizada con la identidad del centro y ubicado en las proximidades de cada uno de los centros escolares participantes.

Además, para animar a los colegios participantes a reciclar más, como complemento al contenedor de vidrio, se les entregarán folletos informativos, GIFs animados que podrán compartir en sus redes sociales, bolsas de recogida para facilitar el traslado de vidrio y merchandising del concurso.
El colegio que más recicle al término de la campaña recibirá como premio una jornada multiaventura para 100 alumnos. El segundo y tercer premio consistirá en la entrega de 1.000 euros que podrán canjearlo por material escolar o equipamiento informático.

Además del ganador final, existirán ganadores mensuales, premiando a los 3 centros escolares más recicladores del mes de febrero y marzo con un mini iglú. Asimismo, se premiará con 1.000 euros que se invertirán en ayudas sociales, al municipio cuyo acumulado de reciclaje entre todos los colegios participantes sea el más elevado.

Para la diputada de Medio Ambiente, Laura Martín, “gracias a iniciativas como esta contribuimos a la educación de los más pequeños en el respeto y cuidado del medio ambiente, de manera que esos niños sean los abanderados del reciclaje ahora y en el futuro”. Martin, ha subrayado que “el compromiso con el medio ambiente es tarea de todos y una responsabilidad transversal, que debemos promover desde todos los campos, de ahí la importancia de campañas como ésta para seguir avanzando en el objetivo del reciclaje y la sensibilización.

Coral Rojas-Marcos, gerente de Zona de Ecovidrio ha destacado la importancia de concienciar a los más pequeños sobre el reciclaje de vidrio: “Los niños son un pilar fundamental en la educación ambiental ya que son ellos quienes después transmiten los valores del reciclaje en sus hogares. A través de esta competición esperamos involucrar no solo a los más pequeños sino también a sus familiares y vecinos a depositar la mayor cantidad de vidrio posible para hacer del reciclaje un hábito”.

El desarrollo de la competición se podrá ir siguiendo a través de un microsite creado para la ocasión, www.laligadelvidrio.com, donde estarán disponibles todos los datos actualizados, así como información relativa a las acciones que se llevan a cabo dentro de la campaña.

Concretamente, en la provincia de Huelva, van a participar 17 centros escolares de los municipios de Alosno, Bollullos Par del Condado, Gibraleón, Lucena del Puerto, Manzanilla, Minas del Río Tinto, Moguer, Rociana del Condado, San Juan del Puerto y Trigueros, que se han mostrado muy activos desde el inicio de la competición, aglutinando a más de 4.700 escolares y toda su comunidad educativa.

En la campaña, que cuenta con el apoyo de la Junta de Andalucía y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), participan un total de 235 colegios de 74 municipios de Andalucía, que participarán en una liga para conocer al mejor colegio reciclando envases de vidrio de Andalucía.

Dos décadas de colaboración

La Diputación de Huelva y Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada del reciclado de vidrio en España, han renovado el pasado verano el convenio de colaboración que ambas entidades vienen manteniendo desde hace casi dos décadas y que tiene como objetivo la prestación del Servicio de Recogida selectiva de vidrio en 29 municipios de la provincia de Huelva, así como el desarrollo de campañas de comunicación y sensibilización ciudadana.

En base a este acuerdo, la Diputación se compromete a promover el desarrollo de un programa integral de recogida selectiva de envases usados y residuos de envases de vidrio, en el ámbito territorial de su competencia. Además participará en el diseño y desarrollo de las campañas de comunicación y sensibilización ciudadana, como la que ahora se desarrolla en los centros escolares de la provincia.

El vidrio que se deposita en los contenedores se recicla al 100 por cien y se utiliza para la fabricación de nuevos envases, de forma indefinida y sin perder las propiedades originales. Reciclando vidrio se evita, por tanto, el crecimiento de los vertederos.

Reciclar vidrio es un elemento clave en la lucha contra el cambio climático. Al usar calcín –vidrio reciclado– en la fabricación de nuevos envases se evita la extracción de materias primas de la naturaleza, evitando la erosión de los suelos y la deforestación de nuestro entorno.  Además, se minimiza la emisión de CO2 en el proceso de fabricación y se ahorra energía.

Leer más »

La mirada de Bernard Descamp lleva a la Sala de la Provincia las revelaciones de los primeros viajeros

Enmarcada en el Festival Latitudes, la exposición 'Image Africaine' muestra cuarenta instantáneas de uno de los más prestigiosos fotógrafos franceses actuales

La Sala de la Provincia de la Diputación acoge desde hoy la exposición 'Image Africaine', del prestigioso fotógrafo francés Bernard Descamps, enmarcada en el el Festival Internacional de Fotografía 'Latitudes'. La muestra ha sido inaugurada por la diputada de Cultura, Lourdes Garrido, el director de 'Latitudes', José Luis Ruiz, y la Agregada Cultural del consulado francés en Sevilla, María Cristina Riviere.

La muestra está integrada por 40 fotografías en tres formatos diferentes, todos cuadrados, como es habitual en el autor. Con el predominio del blanco y negro en sus principales obras, especialmente sus trabajos sobre África, la mirada de Descamps, huye de las reglas de composición académicas y captura momentos en los que la realidad se mezcla con su imaginación.

"Las fotografías de  Bernard Descamps reflejan su estado de espíritu de viajero celeste: nada de límites. Azar en los encuentros, contemplación gráfica... Se inclina por el minimalismo y una cierta euritmia que no es gratuita o sutilemente jugada, pero que recuerda cuánto tiene de don de la admiración", en palabras de la comisaria y crítica de arte Brigitte Ollier.

El propio Descamps ha manifestado que no viaja para regresar "sino para encontrar mis imágenes, aquellas que están en mí y que intento incansablemente hacerlas aparecer".Imágenes que nos describen la belleza del mundo, que encumbran las riquezas de las culturas, "como revelaciones que defienden la inocencia de los primeros viajeros". Una búsqueda del hombre y sus orígenes en África que le ha lleva "a ver, ver si poder decir nada. A falta de palabras exactas, a capturar las imágenes"

Partiendo de la búsqueda de la unión del paisaje con el hombre, Bernard Descamps fotografía a bereberes, peuls, bozos, pigmeos, imágenes que en ocasiones incomodan al público que las observa. Para Descamps, la fotografía está en la elección del encuadre, en la distancia, entre lo demasiado lejos y lo demasiado cerca, en la jerarquía de los planos dentro de la imagen.

Apasionado de la simplicidad, Bernard Descamps descubrió en los años 80 en el Sahara un "oasis de luces y puras sombras minerales", el tema de su primer libro. De Argelia a Etiopía, de Mali a Madagascar, Madagascar, este "reportero de curso lento" ha recorrido buena parte del continente africano que él imaginaba de niño "como un reino unido en la alegría", según indica Brigitte Ollier.

Nacido en París en 1947 y doctorado en Biología, Bernard Descamps se convirtió en fotógrafo a principios de los 70 y es uno de los fundadores de Agence VU.  Está representado por la galería Camera Obscura en París. Su obra se exhibe en varias galerías y museos, entre ellos la Biblioteca Nacional de Francia, el Centro Georges Pompidou de París, el Museo Leverkusen en Alemania, la Galería Bunkamura en Tokio y Camera Work en San Fransisco. Fue cofundador y co-director artístico del primer Festival de Fotografía Africana en Bamako en 1994. Su obra ha sido publicada en varios libros, especialmente 'Japón' (2000), 'Silences - Lieux sacrés de l'Inde du Sud' (2008), y 'Lady land' (2009) entre otros.

La Asociación Cultural Latitudes 21 organiza esta nueva edición del Festival Internacional de Fotografía 'Latitudes', un acontecimiento multidisciplinar que persigue involucrar a espectadores de todas las edades. Consolidado como uno de las grandes eventos culturales de la provincia de Huelva y con una magnífica acogida de crítica y público, esta novena edición del Festival, contará con un total de ocho exposiciones de primer nivel de prestigiosos fotógrafos y fotógrafas de Europa, continente al que se dedica esta edición.

Además se proyectará un ciclo de cine y encuentros con algunos de los autores participantes. La diputada de Cultura, Lourdes Garrido, ha destacado la relevancia del certamen "en estos tiempos del poder de la imagen" y por su aportación "al fomento y el aprendizaje de la cultura a través del apasionante mundo de la fotografía".

La exposición 'Image Africaine' podrá visitarse hasta el 11 de marzo en la Sala de la Provincia en horario en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas de lunes a viernes y de 10:00 a 14:00 horas los sábados. La muestra cuenta con la colaboración del Institut français de Sevilla.

Leer más »